jueves, 20 de noviembre de 2008

Kramer vs. Kramer

Propone: Miguel
Comenta: Lorena

Miguel nos trajo Kramer contra Kramer, una bonita película con la que Robert Benton casi consigue el pleno al cinco en las categorías principales de la ceremonia de entrega de los Premios Oscar del año 1979. Le falló Meryl Streep, la cual se tuvo que conformar con el galardón a la mejor actriz de reparto. La película narra la historia de Ted (Dustin Hoffman), un hombre absorbido por su trabajo y un poco desatento con su mujer (Streep) e hijo (Justin Henry). Un día, llega a su casa y se encuentra con que su mujer ha decidido abandonarles a él y a al niño para ir a reencontrarse consigo misma.



Comienza así una etapa en la que tendrá que ejercer de padre soltero y suplir el papel de una madre, al tiempo que dedicar todas sus fuerzas al trabajo. Pasado un año y medio, cuando la relación con su hijo marcha sobre ruedas, la madre aparece para pedirle la custodia del niño.

Entonces empieza un proceso judicial en el que el espectador, inducido por la óptica del director, se pone de parte del padre, al cual ha visto evolucionar a lo largo de la película. Sin embargo, de la madre sólo sabemos que se va y vuelve, sin pararnos a pensar que en ella también ha habido un cambio, un proceso de maduración que le ha empujado a querer recuperar a su hijo. Es esa madurez la que finalmente le hace ceder la custodia del pequeño al padre, al darse cuenta de que su relación con el niño nunca podrá volver a ser la misma.



Toda mujer tiene derecho a realizarse, como Meryl Streep en la película, que se siente anulada por un marido que, inconscientemente, le hace sentirse muy pequeña. Pero creo que, cuando una mujer decide tener un hijo de forma voluntaria, éste debe de formar parte de su realización. Ambos pueden crecer al mismo tiempo. Una mujer se puede divorciar de su marido, pero no de su hijo. En la vida hay tiempo para cuidar de un hijo a la vez que luchas por realizarte. De hecho Dustin Hoffman lo consigue.





8 comentarios:

Taratela dijo...

Tu lo has dicho, Dustin lo consigue. Y aun asi es un papel que siempre se le reprocha a la madre. En la realidad, es un porcentaje mayor de padres los que abandonan el hogar. El cual también han decidio crear voluntariamente y tener hijos en el, sin enbargo, jamas se les reprocha, como se hace a las madres.
Creo que esta, es una pelicula con un planteamiento de familia muy moderno y respetuoso. Y que consigue un equilibrio entre los roles y los mundos masculino y femenino muy bueno.
No creo que la actitud de la madre deba ser reprochada bajo ningún concepto. De mimso modo que no se le reporcha al padre.
La decisión de tener hijos dentro de una relación se toma entre dos personas, no veo porque hay que cargar mas responsabilidad en uno que en otro.

Lorena dijo...

Para mi tiene tanta culpa el padre que abandona a su hijo como su madre. Una cosa es abandono del hogar y otra distinta el abandono de un hijo. Existe la custodia compartida, y uno/una puede (y en mi opinión debe) separarse de su mujer/marido y abandonar el hogar sin abandonar por ello a sus hijos.

Si las madres/padres solteras/solteros no pudieran realizarse a nivel personal y laboral por el hecho de tener hijos, creo que el índice de natalidad descendería.

Estoy de acuerdo contigo en que socialmente el abandono del hogar por una madre esta mal visto, y sin embargo, si es por parte del padre, mucho menos. Yo no lo justifico en ninguno de los dos casos.

J. Antonio dijo...

Bueno, en este caso concreto el padre no sabe que tiene hijo hasta que ella no se va. Ni siquiera sabe qué cosas le gustan y al principio no tiene una mínima relación con él. Sólo es el incordio que le hace llegar tarde al trabajo. Luego, evoluciona, claro.

P. D. : Jo, qué poco ha durado mi comentario de Pi.

Anónimo dijo...

¿Será que Dustin Hoffman la tiene pequeña y ella necesita, más que "realizarse", el que la realicen bien?

Anónimo dijo...

Con la de cosas que venden hoy en día en las jugueterías, ¿alguien piensa en serio que una mujer necesita un pene para realizarse?

Menos mal que te escondes en el anonimato, so machista!

J. Antonio dijo...

No daba la sensación de que se marchara por cuestiones puramente sexuales, sino que había razones de fondo mucho más profundas.

JULI dijo...

Qué poco sentido del humor hay en el mundo!

J. Antonio dijo...

Y yo que me esperaba algún chistecito con lo de profundo