martes, 9 de diciembre de 2008

Érase una vez un país...

Propone: Amalia
Comenta: Juli

Érase una vez Yugoslavia. El debut de Amalia en nuestro GOLFA se produce con esta película de Emir Kusturica de 1.995 titulada Underground.

¡Fanfarrias y trompetas!

¡Putas y comida! Empieza el espectáculo del cine de Kusturica.
¡Uno que se va de putas mientras las bombas le caen alrededor, excitándose cada vez más!
¡El otro come tranquilamente mientras las bombas destrozan su salón!

¡Y se van a la guerra! A combatir contra los nazis.

Historia de dos amigos con bigote enamorados de la misma mujer. Ante la caída de uno, el otro le crea un universo paralelo, donde varias personas son felices en un bunker surrealista de una guerra inacabable. Mientras el otro, en el mundo real, con esa guerra acabada, cimienta su prestigio y su fortuna en el aprovechamiento de ese submundo tipo Fraguel Rock donde sus amigos, que lo admiran, se dedican a la lucrativa industria armamentística. La política y la crítica social se mezclan en esta historia de un nuevo rico, héroe del pueblo y dirigente del Partido, y de sus esclavos que viven en su sótano, ajenos a la realidad.

Seguiría con el tema
mas Religión y Política,
son cosa que en estatutos
no permiten exabrutos,
y así alejo de esta crítica
mi opinión de aquel sistema.

Más fanfarrias y más trompetas!


Es una historia de evolución de la personalidad, de cómo las pasiones se entremezclan con la economía y de cómo el amor y el respeto se transforma en odio (al amigo) o en hastío (hacia la pareja).


Traca final en la nueva guerra de la desfragmentación de Yugoslavia. La realidad invade aquel universo surrealista donde las personas del submundo han vivido tanto tiempo. Para ellos la guerra continua. Desolación y muerte, la guerra, fanfarrias y trompetas.

De repente otro universo surrealista invade la realidad, llenándola de fanfarrias y trompetas, de personajes olvidados que desfilan en cantos y bailes.



¿Película surrealista o Realismo Mágico llevado al cine?
¿Buñuel o García Márquez?

¿La Caverna de Platón o el Sótano del Miedo?

Ahora opinad.


P.D.: enlace recomendado muy completo donde además de la película cuentan el contexto histórico y la cronología de los acontecimientos en aquello que se dio en llamar Yugoslavia:

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Mosquis!

Anónimo dijo...

Muy bien Don Julián de Cervantes,
un gran comentario, muy acertado el enlace.
Y ahora un chiste:
¿Que dice un incha futbolero al arbitro cuando ha terminado ya el tiempo de descuento?

Hey pite pite hey.

Fdo: Iván

Taratela dijo...

Yo me inclino por el Realismo Mágico llevado al cine, o por una gran metáfora de la visión del autor traducida a imágenes en movimiento durante casi tres horas. Una gran película.
Esta vez si es de Julian el comentario, no?, jejejeje
Muy buena esa huida de comentar lo prohibido por nuestros estatutos :D!

Anónimo dijo...

Fe de erratas:
El origen de la palabra hincha surgió en Montevideo, Uruguay, en los albores del siglo XX. Prudencio Miguel Reyes, talabartero de profesión, había sido contratado por el Club Nacional de Football para encargarse de las labores que hoy en día son cumplidas por los utilleros. Se ocupaba entre otras cosas, de inflar con aire (hinchar) las pelotas de juego (también llamadas balón o esférico) antes de cada partido (por aquellas épocas aún no existían máquinas para hacerlo). Reyes, además, se había vuelto un entusiasta seguidor de los "bolsos" y alentaba a su equipo con estentóreas arengas y gritos que sobresalían por encima de los de los demás fanáticos.
Los comentarios de la gente no se hicieron esperar: “¡Mirá cómo grita el hincha!”, decían refiriéndose al utilero, por su tarea de “hinchar” los balones de juego. Y así fue como poco a poco el término se fue aplicando a todo aquél que durante los encuentros alentaba fogosamente a sus favoritos, cruzó rápidamente el Río de la Plata y llegó a Argentina para luego extenderse al Fdo: Iván.

JULI dijo...

Más información:
Uruguay: Primer país en organizar un Mundial de Fútbol y en ganarlo. Fue en 1.930. Posteriormente ganó otro mundial organizado en Brasil en 1.950.
¿Estaría por allí el Pruden?
Menos mal que los estatutos no dicen nada de no hablar de fútbol, aunque no es necesario ya que hay muy pocos golf@s a los que les guste.
Respecto a los temas propuestos para el debate, yo creo que la película tiene un fondo de realismo mágico dotado con grandes dosis de surrealismo, es decir, viene a ser una mezcla de ambas cosas: el sótano es más bien Buñuel y el apoteosis final en que todos son felices es mucho más García Márquez.