viernes, 23 de enero de 2009

Aterradora perfección

Propone: Laura
Comenta: Pepe

La última propuesta de Laura para el cine club fue una de esas películas pequeñas y agradables con las que de vez en cuando nos sorprende (gratamente) eso que llamamos cine independiente norteamericano, una nomenclatura difusa que engloba un poco de todo. En esencia, se supone que es el cine de bajo presupuesto que se hace al margen de los grandes estudios, aunque en realidad los presupuestos son bajos según con qué los compares (más altos a veces que los de películas europeas que se autodenominan superproducciones) y los grandes estudios son propietarios de muchas de las productoras supuestamente "independientes".


Teorías económicas de la industria cinematográfica aparte, Little Miss Sunshine (Jonathan Dayton, 2006) es una comedia con personajes muy bien trabajados que esconde un regusto amargo, cosa que es muy de agradecer. El argumento es sencillo y la estructura la de la clásica road movie en la que el camino es una metáfora del itinerario interior de los personajes, de su crecimiento. En resumen, una peculiar familia hace un largo viaje en furgoneta para llevar a la hija pequeña a concursar a un certamen de belleza para niñas. Y no os asustéis, los que hayáis visto las dos ya sabéis que no se parece en nada a Familia Rodante (Pablo Trapero, 2002), soporífera película también proyectada en nuestro club.


Aquí, todos están fantásticos en sus papeles de perdedores: la madre sobrepasada por llevar sobre sus hombros la carga de toda la familia, el abuelo toxicómano, el cuñado suicida, el padre que organiza seminarios sobre como triunfar que son un sonado fracaso, la niña gordita y gafotas empeñada en participar en un concurso de belleza, el hermano con voto de silencio...



Seguramente ninguno de ellos ganaría nunca un concurso de popularidad, ni serían los reyes del baile de primavera en el instituto, ni falta que hace. Al final se dan cuenta, entre niñas de aterradora perfección, belleza envasada y crueldad retocada con toneladas de maquillaje, que el auténtico viaje hacia la felicidad (o a algo que se le parezca) no consiste en obsesionarse con encajar en una sociedad que los aborrece, sino en ser conscientes de que en su rareza reside su encanto y reirse en la cara de los que se autoproclaman, con suprema arrogancia, guardianes de lo correcto, y resulta que sólo son ganado.
Es la vieja disyuntiva entre los Addams y los Monsters, pero eso ya es otra historia que dejaremos para los comentarios, si se tercia.

9 comentarios:

JULI dijo...

Había oído hablar de las películas buenas o malas, divertidas o aburridas, graciosas, irreverentes, tiernas, románticas y cualquier adjetivo que se pueda uno imaginar. Incluso había oído hablar de GRANDES palículas, pero es la primera vez que me dicen que una película es "pequeña". Siento contradecirte, Pepe, pero, en todo caso, creo que esta es una película grande.

JULI dijo...

Por cierto, Pepe, he de decirte que me encanta tu comentario.

J. Antonio dijo...

Es lo que se llama la grandeza de lo pequeño. Como Yoda.

Anónimo dijo...

Voy a añadir algo.
El de barbas es el gran conocedor de proust para recalacar ese viaje que dices, por la madalena de proust, un pasaje de una persona que a traves de una madalena rememora su pasado como un viaje iniciatico.
Hay queda eso. Muy bueno tu comentario pepe.
fdo: ivan

Anónimo dijo...

MAGADALENA
fdo:iván.

Anónimo dijo...

maGdalena.

JULI dijo...

Pareces don Mendo con tanta MAGDALENA.
Por cierto, madalena está como entrada en el diccionario de la RAE (www.rae.es), así que es un término correcto.

J. Antonio dijo...

¿No estará hablando de la ministra?

JULI dijo...

¡MAGDALENA! ¡Blando pecho
que envidia diera a las aves!
¡Corazón de suaves pétalos!
¡Alma pura cual la linfa
del transparente arroyuelo!
¡Magdalena! ¡Magdalena!
¡Ave, rosa, luz, espejo,
rayo, linfa, luna, fuente,
ángel, joya, vida, cielo,
nube, dulce, valle, lirio
y ministra de Fomento!