lunes, 16 de febrero de 2009

El asesino amable

Propone: Alberto
Comenta: José Antonio
The Matador (2005) fue la propuesta de Alberto para el Golfa. A caballo entre la comedia negra y el drama, es la historia de la amistad entre un asesino a sueldo, interpretado por Pierce Brosnan, y un hombre de negocios americano, encarnado por Greg Kinnear. El primero atraviesa una crisis personal a causa de su trabajo y coincide con el segundo en la barra del bar del hotel en el que ambos se alojan en Méjico. En mitad de una noche de borrachera, el asesino confiesa al hombre de negocios cuál es su verdadero trabajo. El escepticismo inicial va generando otros sentimientos que van de la curiosidad morbosa, cierta fascinación y un poco de compasión. Por su parte, el asesino siente cierta envidia de la vida familiar del otro y de su cotidianeidad, porque ha llegado un punto en el que se siente vacío, sensación que al final le hará incapaz de acabar con nadie más. Entre ambos va naciendo una verdadera amistad que es la historia que quiere desarrollar el director Richard Shepard, que también es autor del guión.


No es la quinta esencia del séptimo arte, pero se deja ver, no te saca esa vena de tratar de machacarla cuando haces la crítica, aunque si te la pierdes tampoco pasa nada.

Destaca su falta de pretensiones y se queda en una película modesta, con un pequeño presupuesto que apuesta por la interpretación de la pareja protagonista. Para mi gusto, quizá le falta un poquito de mala baba para el tema que trata. Para comprender esta frase os recomiendo que veáis la última película de Billy Wilder, “Aquí un amigo” con Walter Matthau y Jack Lemmon, que trata una historia parecida, pero no con tan buenos sentimientos.


Pierce Brosnan es uno de los productores de la película y en su interpretación de asesino a sueldo no puede evitar parodiar a su personaje de James Bond, que aunque tenga licencia para ello también ha hecho del exterminar al prójimo su modo de vida. De hecho, es también uno de los productores de la película y la enfoca modo de lucimiento profesional.Lo del Matador del título no es ningún homenaje a la película de Almodóvar. Nuestro asesino siente fascinación por las corridas de toros y ve en el arte del toreo muchas semejanzas con su trabajo. Por eso sus vacaciones en Méjico son una excusa para ir a ver una buena corrida (de toros, no seáis mal pensados). Por su paste, vamos viendo que el personaje de Kinnear tampoco es el santo que parecía, cuando se nos insinúa que en un momento dado pudo usar los talentos de su amigo para darle un empujoncito a su carrera laboral. Al final, también tendrá que ayudar a su amigo a acabar su último trabajo y que le podría abrir la llave al retiro profesional.

8 comentarios:

JULI dijo...

Eso que dices de la comedia negra, ¿es por algo particular?

J. Antonio dijo...

Hablo de la película. Si es que mira que sois mal pensados.

JULI dijo...

La peli me gustó, es como esas películas de cine independiente con pocos medios en que hablan mucho (si además de hablar, tuviera medios, sería una de Woody Allen).
Me apunto lo de ver la de Billy Wilder, para comprobar el dicho ese de las comparaciones odiosas.

the matarife dijo...

La peli está bien, aunque podría haber tenido un poco más de mala leche. Lo que más me gusta del guión es que se ve muy claro aquello tan clásico de la evolución de los personajes, como una especie de paulatino cambio de roles entre los dos. Claro que eso lleva siglos inventado (os suena aquello de la quijotización de Sancho?)

JULI dijo...

Como amante del Quijote, que he leído al menos dos veces, debo decir que no estoy de acuerdo en eso de la quijotización de Sancho.
Sancho, efectivamente, puede que acabe más loco que Alonso Quijano, y que éste muera en la más absoluta cordura, pero lo que pasa con el escudero es que, al ser un hombre sin cultura, cree a pies juntillas lo que dice su señor, y por tanto, le sigue en todas sus andanzas y locuras, a pesar de que no es capaz de ver, en ningún momento, los brujos, gigantes, caballeros y demás que ve su señor, sino que ve, únicamente lo que le enseñan sus ojos. Quizá la locura de Sancho estriba en hacerse seguidor de un loco, pero en el mundo real hay tantos seguidores de locos, que si a ellos también se les llamase locos, no habría cuerdos sobre la faz de la tierra.

pepe dijo...

Me dejas patidifuso. A mi siempre me habían enseñado que ese era uno de los rasgos fundamentales que hacen del quijote una novela moderna, la primera y posiblemente la mejor de todos los tiempos: La evolución de los personajes y su acercamiento a lo largo del libro.

en google hay 800 enlaces con la frase "QUIJOTIZACION DE SANCHO", por no hablar de las opiniones de Unamuno, Lázaro Carreter, Menéndez Pelayo, etc.

J. Antonio dijo...

Es un debate my interesante sobre algo que seguro que no pasó por la cabeza del director cuando escribió el guión de la peli

JULI dijo...

Jose Antonio, ¿estás seguro? Es posible que el director degustara el bálsamo de Fierabrás y a consecuencia de ello, le diera por hacer esta película. Es más, mi hermano lo tomó una vez y así comenzó la historia del Gamusino Asesino...