martes, 20 de octubre de 2009

¡Cacho carne con ojos!

Propone: Iván
Comenta: Juli

¡Vivan las tetas gordas y abajo los comunistas!

En esa frase se podría resumir la película Vixen! que nos trajo Iván, y aunque esté de acuerdo con ella, no terminó de gustarme esa cinta de pseudo porno de finales de los 60. Con ella comenzó su carrera de director de culto Russ Meyer, haciendo películas en las que aparecen más tetas, normalmente a pares, y muchas veces, más grandes que las de esta película.

Mucha gente afirma que lo de director de culto es una excusa de algunos para deleitarse viendo pechos grandes en pantalla gigante y que no piensen que eres un salido, sino un ser profundamente cultural. Yo estoy de acuerdo con esta afirmación, y como me la suda que me tachen de salido, lo que yo veo es porno directamente, es vez de esta cosa de ni chicha ni limoná.

Y ahora hablaré un poco de la película: combina la frondosidad de los bosques canadienses con los frondosos atributos de la protagonista, mujer de excesos sexuales y devoradora de hombres, para la cual, cualquier momento es bueno para dar rienda suelta a sus pasiones. Habrá quien diga que tiene argumento, pero le doy un euro a quien se acuerde de él. También habla de racismo y de comunismo, rechazando el primero y ridiculizando el segundo. Y no hay más que contar.

2 comentarios:

jaron rowan dijo...

Hola, mi nombre es Jaron y soy de la productora cultural YProductions, Barcelon. Quería invitaros a participar en un proyecto, ¿me podéis pasar un email de contacto para que os cuente más? El mio es jaron@ypsite.net
gracias y un saludo, j

J Antonio dijo...

La verdad es que la niña se las trae. Se tira a todo bicho viviente, hasta a su hermano. Eso sí, su tabú son los negros, y luego ya lo peor de lo peor los comunistas. Por debajo de los negros incluso. Creo que se le nota de qué pie cojea la muchacha. Lo que pasa es que seguramente los referentes intelectuales de esta muchacha tampoco estarán de acuerdo con su generosidad sexual.