sábado, 19 de diciembre de 2009

Maestro Fellini

Propone: Lorena
Comenta: Juli

¡Cuéntame, oh Fellini, la historia de Gelsomina!

Cuéntame la historia de su marido, el bruto Zampanó, de cómo se la compra a su madre y se la lleva a vivir de payasa ambulante.

Cuéntame cómo él le enseña a ella trucos y actuaciones. El es bruto, orgulloso, vulgar, violento, con una lucha interior para aparentar fiereza y desapego, pero con un alma triste que se derrumba cuando llega a ser consciente de su soledad.

Cuéntame cómo ella le enseña a él amor y ternura. Ella es buena, alegre, humilde, fiel, abnegada, con alma de niña, aunque a veces su fortaleza te hace dudar de si realmente es disminuida psíquica.

Especie de “road movie” a la italiana, inmersa en el neorrealismo, supone una crítica social envuelta en una historia exquisita y delicada, llena de humanidad y ternura.

Podría resumir todo el comentario en una palabra: maravillosa.

Soberbia Giulietta Masina y soberbio Anthony Quinn. En suma, soberbio Fellini.


3 comentarios:

Luis M. dijo...

Absolutamente maravillosa, en todos los sentidos.

Sólo quisiera recalcar un momento concreto de la película, una rima visual (creo que retóricamente correspondería con el homoioteleuton), me refiero a la muerte de Gelsomima, en una postura concreta... y la de Zampanó, poco después, en la misma postura... Para recalcar el hecho, Fellini resuelve ambos planos con idéntico movimiento de cámara, recalcando así esa bella y poética rima visual...

Maravillosa!!

JULI dijo...

En vista de los pocos comentarios, completo la reseña añadiendo que Gelsomina se muere al final de la película.

J. Antonio dijo...

joder, ya le has contado el final a Iván.