lunes, 9 de septiembre de 2013

Receta de cine

Propone: David
Comenta: Rubén 



Una buena comida despierta innumerables sensaciones, no sólo gástricas. Un buen plato, una buena receta incita pasiones nunca conocidas y evoca gratos hechos pasados, ya Marcel Proust asoció el sabor de las magdalenas con los recuerdos, y el placer de la comida es un placer más. La Iglesia, siendo muy consciente de esto calificó la gula como uno de los siete pecados capitales para evitar que la gente disfrutase con la comida, siempre oponiéndose al deseo. Leí hace tiempo que el ser humano es la única especie que ha hecho de dos necesidades básicas: la comida y la reproducción, sendos placeres. Bien, veamos una de esas recetas que trajo una buena película y que acabó creando hasta un grupo en facebook, amén de una quedada para el dulce yantar.





Ingredientes para una película:

q  1 director, a mejor ser, danés.
q  1 buena historia, basada en un cuento que siempre llega un poco más al corazón.
q  Un manojito de actrices, algunas veteranas, otras nuevas para compensar y que contrasten los sabores.
q  Algunos extras de reparto con líneas de diálogo.
q  Unos toques de factores sorpresas para amenizar el plato.
q  No olvidar algo rancio para que el plato no empalague.

Tiempo de cocción: 102 minutos muy bien llevados.

Preparación:

q  En un pueblecito danés, del siglo XIX, mezcle un ambiente puritano regido por un férreo pastor que tiene dos hijas condenadas al celibato, con un cantante de ópera francés.
q  Deje que transcurra un par de años sin añadir nada.
q  En una noche de tormenta, agregue al pueblo una visita inesperada, tiene que ser una mujer francesa voluntariosa.
q  Este paso es especialmente difícil, preste atención: hay que tener mucha suerte y jugar a la lotería. No siempre sale bien.
q  Por último, arriésguese a preparar una cena francesa en Dinamarca, busque cuidadosamente los productos de importación y disfrute.



Presentación del plato:

q  En una mesa impoluta, disponga los servicios necesarios para todos los convidados, que debe ser el censo completo del pueblo.
q  Acompañe con un viejo amigo de la familia, militar, que haya visto mundo.
q  Sirva con delicadeza todos los platos.

Maridaje:

q  Todo este banquete puede ser servido con un tácito secreto de no disfrutar de la comida para evitar caer en pecado.
q  También puede acompañarse con notas de nostalgia.


Y deje obrar el milagro de disfrutar de una buena comida en compañía. O de disfrutar de una buena película con los miembros del cineclub Golfa.



Bon apettit!!


7 comentarios:

J. Antonio dijo...

Muy bien un comentario de lo más gastronómico. Se paladea la peícula. Pero no puedo decirlo muy alto porque no se puede disfrutar con la comida.

Anónimo dijo...

Muy bueno.fdo:ivan

@pepsirvent dijo...

En la cocina no os pasa a veces que la misma receta, hecha con el mismo cuidado y mimo, no queda igual unas veces a otras? Hay siempre algún pequeño matiz que se nos escapa y marca la diferencia entre simplemente buena y exquisita. A veces pasa lo mismo con el cine, los ingredientes simplemente hay veces que se combinan de forma perfecta sin que ni siquiera el director o el guionista sepan como. Es lo que, de forma algo manida, se llama la magia del cine. A babette le pasa exactamente eso, una especie de estado de gracia que hace que todo combine como debiera. Muy buen comentario, Rubén!

Esther Marín dijo...

No sabes qué me ha pasado, Pepe, he visto la entrada del comentario en tu muro y he dado por hecho que era tuyo!, he puesto algo así como nadie mejor que tú para comentar esta peli! No te ofendas, Rubén, que sabes que te valoro mucho como cocinero, pero en lo del cine eres más novato. He estado a punto de añadir (pero los comentarios procaces los dejo para el blog) que le sobraba algo de pedantería anticuada en el estilo al estilo Rubén, que todo lo malo se pega y eso... Jajajajajajaja. Bueno, expresado el lápsus, Rubén, me encanta tu originalidad y, como he puesto en el facebook, me parece genial tu narración- receta, pero estoy segura que Pepe, y en su especial comentario anterior así lo muestra, se ha quedado con las ganas de escribir esta entrada!

Rubén dijo...

De hecho le dije a Pepe de hacerlo al alimón escribiéndolo a modo de receta de cocina. Él supo, antes incluso que el comentario fuese escrito, cómo iba a ser el comentario en sí.

La verdad, estoy asombrado del éxito.

JULI dijo...

Muy bueno, Rubén!

Víctor dijo...

Tu comentario es original y evocador de los placeres de la mesa y de la compañía (por cierto, en la foto todos parecen muy calladitos y absortos en el momento. Nada que ver con los convites hispanos).

Pero sólo funciona plenamente si has hecho la degustación, o sea, si has visto la película. En caso contrario, faltan detalles de la receta. ¿El cantante francés quiere casarse con las hijas del pastor? ¿Llega una mujer francesa voluntariosa pero sin un duro? ¿Se gustan? ¿Al pastor le toca la lotería? ¿La comida es para celebrarlo? ¿El viejo amigo militar quiere sacar tajada, nunca mejor dicho? Resumiendo, ¿de qué va la cosa?

Tendré que verla, se me ha abierto el apetito.