lunes, 11 de febrero de 2008

Idiotas del Mundo, uníos

En su última propuesta en el cineclub, Belén nos trajo la desternillante comedia francesa La cena de los idiotas, dirigida por Francis Veber en el año 1998. Como buena comedia, promete risas y eso es justamente lo que proporciona.

Resulta que Pierre Brochant (Thierry Lhermitte), un pijales parisino estirado y snob, se reúne cada miércoles con sus amigos y cada uno lleva un idiota. La cosa consiste en reirse de los idiotas sin que se den cuenta, y de paso recordarse a si mismos lo estupendos que son. Esta vez el señor Brochant ha encontrado a todo un campeón de la idiotez, un tal François Pignon (fabuloso Jacques Villeret). Pero el idiota resulta ser de tal calibre que en un par de horas pone su vida patas arriba y se toma involutariamente la revancha de todos los idiotas que han sido escarnecidos (se diría que de todos los de la historia del mundo).

La película está basada en una obra teatral y eso se nota en que sólo hay un escenario y un puñado de personajes que entran y salen de la película como si entraran y salieran de escena. Es decir, es una clásica obra de esas de puertas que se abren y se cierran, comedia de equívocos con aires de vodevil. Sin embargo, esa teatralidad no se convierte en un demérito, y la película encadena los gags con gran fluidez, de forma cada vez más frecuente hasta que al final es como una risa continua. Total, que pasas un rato estupendo.


La cena de los idiotas cosechó un gran éxito en Francia y en otros países. En España, a pesar de que se estrenó casi de forma anónima, con muy pocas copias y sin publicidad de ninguna clase, el boca a boca funcionó tan bien que se mantuvo casi un año en las carteleras de Madrid y Barcelona.

2 comentarios:

No soy Juli dijo...

Uuuuh, los miércoles...
uuuuh, invitados...
Espero que nadie se dé por aludido.

Anónimo dijo...

???